themighty logo

Cómo Compartir Tu Historia en The Mighty

Bienvenidos a la comunidad de The Mighty! Estamos muy contentos que quieras compartir tu historia con nosotros.

Las historias de nuestros colaboradores son ensayos seleccionados y publicados por los editores de The Mighty.

Todas nuestras historias pasan por un proceso editorial, y puede llevarnos unos días el revisar tu historia. Si tu historia es seleccionada, será editada para mayor claridad y para seguir nuestras guías editoriales.

Actualmente no ofrecemos compensación por historias publicadas. 

A veces puede tomarnos hasta un mes para publicar tu historia, así que agradecemos tu paciencia. Estamos trabajando continuamente para acelerar nuestro proceso de publicación, y recibirás un correo electrónico cuando tu historia esté lista. También recibirás un correo electrónico si compartimos tu historia en una de nuestras páginas de Facebook.

Si has contribuido en el pasado, haz clic aquí para ir a tu portal.

Si envías una historia por primera vez, regístrate para enviar tu historia aquí. Pero primero, consulta nuestras guías editoriales.

Si tu historia se publica en nuestro sitio, es posible que se vuelva a publicar con tu nombre en MSN o Yahoo. Una vez que se vuelve a publicar en un sitio asociado, los estándares de moderación de The Mighty no se aplican y la pieza no se puede eliminar del sitio asociado.

Aunque puedes leer y comentar en la aplicación iOS de The Mighty, no puedes enviar una historia a través de nuestra aplicación en este momento.

¿Aún tienes preguntas? Mandanos un mensaje a [email protected]

¡Gracias de nuevo por elegir el compartir tu historia con nosotros! 

Guías Editoriales

The Mighty tiene como objetivo el compartir historias honestas de una manera responsable y respetuosa. Estas guías existen para que eso sea posible. 

Pautas generales a considerar antes de enviar tu historia:

  • Piensa en la privacidad de tus seres queridos, amigos y extraños mencionados en tu historia. Se respetuoso/a cuando compartas detalles de la vida de otros.
  • Cuenta tu historia desde tu propia perspectiva. Trata de no hacer suposiciones sobre cómo se sienten o piensan los demás en tu historia (incluyendo tus hijos) al menos que te lo hayan dicho.
  • Evita sugerir que las circunstancias de otra persona son mejores o peores que las tuyas.
  • Usa lenguaje respetuoso. Si tu publicación es crítica — lo que puede ser — también debe ser constructiva.
  • Si mencionas un estudio o estadística, proporciona un enlace web.
  • Piensa en esta pregunta, “¿Cuál es el propósito de mi publicación?” Esto puede tener múltiples respuestas: compartir algo que has aprendido, dejar que otros sepan que no están solos, etc.

Sensibilidades a tener en cuenta:

No tenemos problema con historias que exploran temas “oscuros,” pero debemos asegurarnos que cada historia sea segura para los miembros de nuestra comunidad, que a menudo acuden a nosotros en momentos de necesidad. Por favor, adhiérete a las siguientes sensibilidades. Si estos detalles están en tu pieza, se eliminarán en el proceso de edición.

  • Métodos de suicidio: está bien hablar sobre suicidio, pero omite detalles sobre métodos específicos de suicidio. Si tiene que usar un método como parte de la narración, se lo más vago posible.
  • Descripciones de autolesión: Del mismo modo, está bien hablar de autolesión, pero dejar de lado las descripciones detalladas de los métodos y las imágenes.
  • Detalles inapropiados sobre tus hijos: Si eres padre o madre, escribe sobre tu experiencia sin revelar detalles íntimos, gráficos o potencialmente penosos sobre tus hijos.
  • Peso en historias sobre trastornos alimentarios: el peso es relativo para todos, y no es productivo, y algunas veces peligroso, compartir el peso “más bajo” o “más alto” mientras otras personas luchan con un trastorno alimentario.
  • Calorías y dietas específicas en historias sobre trastornos alimentarios: no incluyas cuántas calorías consumiste ni detalles sobre qué estabas comiendo exactamente.
  • Palabras que históricamente han degradado a las personas con discapacidad intelectual: Esto incluye “idiota,” “estúpido” y “retrasado.” (A menos que estés escribiendo un artículo sobre cómo no debemos usar estas palabras).
  • Palabras que históricamente han degradado a las personas con enfermedades mentales: Esto incluye: “loco,” “psicópata,” “lunático” (a menos que estés escribiendo un artículo sobre estas palabras, o las haya reclamado de manera significativa).
  • Lenguaje obsoleto sobre discapacidad: Esto incluye, “es un retrasado.”

Como recordatorio, editamos las historias y sus títulos por longitud, claridad y nuestras propias guías editoriales. Esto significa que tu título o algunas líneas pueden ser editadas. Si creemos que hemos realizado cambios lo suficientemente significativos o hemos alterado el tono original, primero te preguntaremos si estás de acuerdo con los cambios, ya que no queremos que sientas que hemos cambiado tu voz o tu mensaje.