<
themighty logo

Quiero Que Quieras Vivir

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español!

La tasa de suicidio está aumentando en todo el mundo en todas las categorías de edad. Afecta a todas las etnicidades, culturas y religiones.

El suicidio no discrimina.

Es el último recurso, un intento desesperado de calmar el dolor interminable e implacable que monopoliza tu mente. Se ha convertido en la única forma de deshacerse del peso que te ha llevado a este nivel de desesperación.

Así es como me he sentido las innumerables veces que he caído y sigo cayendo en la oscuridad. Y como me puedo empatizar, toma un minuto para leer esta carta.

Estimado lector:

Si estás leyendo esto, hay una pequeña parte de ti que quiere vivir.

Estoy muy orgullosa de ti por pedir ayuda, aunque lo hayas hecho sin palabras. Me has dado unos minutos de tu tiempo, y te lo agradezco mucho.

Quiero que vivas.

Quiero que quieras vivir.

No te voy a mentir y decirte que todo va a mejorar con el tiempo, porque puede que no ocurra. Puede que las cosas no salgan como tu quieras, pero nunca sabrás si no te quedas a averiguarlo.

En lugar de eso te voy a asegurar que estoy aquí contigo. Enfrentaremos un minuto a la vez.

Te quiero recordar que aunque no sepa lo qué el mañana traerá, estaré a tu lado para averiguarlo.

Tu eres muy importante.

No te haré sentir egoísta al decirte que tienes que quedarte por tu familia o amigos, porque sé que sientes que dejarlos no solo terminará con tu carga, sino también con la de ellos.

Te diré que alguien te quiere a pesar de cómo te sientas por dentro. Te recordaré que no eres y nunca serás una carga. Puede que no lo veas o escuches, pero alguien valora tu vida; yo valoro tu vida. No te conozco, pero me importas porque puedo sentir tu dolor.

Eres increíblemente fuerte.

Jamás te diré que estás exagerando y que no quieres morir.

En vez de eso, estaré aquí para escucharte y respetar tus sentimientos porque son tan importantes como tú.

Estoy tan orgullosa de ti por quedarte aquí conmigo hasta ahora.

Jamás te diré que las cosas podrían ser peor, o que otras personas tienen vidas más difíciles que la tuya y no quieren morir.

Reconoceré tu desesperación y falta de esperanza. Nunca compararé tu dolor con el de otro. Sería como observar dos heridas de bala, una en el pecho y otra en la pierna. Sí, es peor recibir un disparo en el pecho, pero no quita el dolor de recibir un disparo en la pierna.

Eres una persona hermosa.

No usaré la vieja expresión “el suicidio es una solución permanente a un problema temporal.”

Diré que tus problemas tal vez no son temporales, pero me voy a quedar contigo y te ayudaré a encontrar una estrategia de afrontamiento que funcione para tí. Te diré que el suicidio simplemente no es una solución.

No te molestare aconsejandote terapia o medicación, ya que eso no te ayudará en este momento.

Ofreceré algunas de las palabras más importantes de todas: ¿Cómo puedo ayudar?

Te daré una línea de llamada de crisis (1-888-628-9454 si vives en E.E.U.U., o encuentra más información aquí).

Eres una persona luchadora.

Has superado 100 por ciento los traumas y situaciones que has enfrentado. A pesar de las rocas que la vida te ha lanzado, has sobrevivido con cicatrices y fortaleza. Has demostrado que los que pensaron que no lo lograrías estaban equivocados, aquellos que dejaron de creer en ti mucho antes que tu te rindieras.

Eres increíble.

Tienes un propósito en esta vida, asi te des cuenta en este momento o no. Tu libro tiene muchos capítulos por ser escritos. Se te necesita, tu voz y tu historia son esenciales para alguien, ya sea un extraño o un amigo.

Eres tu propio héroe. Has hecho lo que pensabas que no podías hacer. Has mirado a la muerte de frente y te has marchado habiendo ganado otra batalla en tu guerra.

Si aún estás leyendo esto, estoy increíblemente orgullosa de ti por dejar lo que estabas haciendo y por darme un momento de tu tiempo. El leer esto es solo el comienzo… has extendido la mano, solo tienes que aflojar tu puño. Te ruego que continúes esta conversación, ya sea a través de una línea de ayuda de crisis, un amigo o miembro de tu familia, o incluso conmigo.

Has dado el primer paso; vamos a llegar al segundo juntos.

Tu eres querido.

Otros artículos en español:

Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.

Imágen Unsplash por Luis Galvez