Español

Join the Conversation on
Español
115 people
0 stories
84 posts
Note: The hashtags you follow are publicly viewable on your profile; you can change this at any time.
Newsletters
Don’t miss what’s new on The Mighty. We have over 20 email newsletters to choose from, from mental health to chronic illness.
Browse and Subscribe
What's New in Español
All
Stories
Posts
Videos
Latest
Trending
Community Voices

Cuando reconocen tu esfuerzo #Bipolar2Disorder #Espanol

Hola mi diagnóstico es bipolaridad tipo II y hace unos días tuve hora con una enfermera en el centro de salud mental en donde me atiendo y le dije lo que estaba estudiando, mi rutina dia a dia y cuanto me costaba estar en la universidad con la enfermedad que tengo, no esperaba ninguna respuesta, quizás indiferencia porque ni yo reconozco el esfuerzo que significa estudiar una carrera difícil y tener altos y bajos la mayor parte del tiempo, pero me comprendió, no me comenzó a dar una cátedra de que quizás no me la podía con la carrera o que tenía que estudiar más cuando de verdad no puedo. Me senti tan bien, primera vez que no siento incomodidad frente al tema, porque ni en mi propia familia soy comprendida.
Eso, ojalá a todos les pase.

#BipolarAffectiveDisorder #HighfunctioningBipolarDisorder #BipolarDisorder

2 people are talking about this
Sydney Mattson

Los Estereotipos de la Discapacidad Me Hacen Una Perfeccionista

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español! Soy una perfeccionista. Por supuesto, esto no significa que soy una persona perfecta. Sin embargo, trato de alcanzar la perfección en todos los aspectos de mi vida, especialmente en mi carrera académica. Mis padres me inculcaron la idea de que siempre debería poner mi mejor esfuerzo en lo que yo elija perseguir. Sin embargo, mi deseo de perfección proviene principalmente de un anhelo de demostrar que la sociedad está equivocada. La sociedad en general tiene la noción de que las personas con discapacidades (especialmente aquellas que son visibles) carecen de intelecto y no tienen nada de valor para contribuir a este mundo. Esta idea errónea me enfurece y es algo que he pasado toda mi vida tratando de refutar. A veces le dedico demasiado a mis esfuerzos, para demostrar que mi discapacidad física no impide mi capacidad para lograr cosas. Me dedico completamente a cada tarea, que incluye el trabajo escolar y otras cosas. Esto puede ser algo bueno, pero también puede conducir a un ciclo recurrente de tendencias autodestructivas. Me critico demasiado cuando cometo errores simples. He llorado por no cumplir con las altas expectativas que tengo para mí (que no son realistas la mayor parte del tiempo). Lucho por esta perfección inalcanzable porque quiero ser todo lo contrario de la idea estereotipada de una persona discapacitada. Quiero que las personas vean a través de mi vida que una discapacidad, como la parálisis cerebral, no puede impedir mi capacidad de vivir mis sueños y convertirme en un miembro productivo de la sociedad. Pero necesito recordar que aún puedo lograr ese objetivo sin ser perfecta. Nadie se ajusta a la definición de perfección. Para las personas que también luchan con esto, no se olviden de estar orgullosos cuando logran cosas, incluso si el proceso no es perfecto. La perfección no es necesaria para combatir los estereotipos. Otros artículos en español: Vivir Con Una Discapacidad No Me Hace Una Inspiración La Regla de 2 Minutos Que Uso Cuando Estoy Demasiada Deprimida Para Limpiar la Cocina 31 Secretos de Personas Que Viven Con Ansiedad Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.

Sydney Mattson

Vivir Con Una Discapacidad No Me Hace Una Inspiración

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español! Debido a que uso una silla de ruedas, mi discapacidad es muy evidente. La gente a menudo me da miradas de curiosidad y lástima, y ​​ocasionalmente algunas preguntas invasivas. Estas cosas suelen coincidir con el comentario, “eres una inspiración” o algo similar. Sé que la gente dice estas declaraciones con buenas intenciones, pero tienden a irritarme en lugar de ayudar mi autoestima. Ten en cuenta que me refiero a los comentarios de extraños, personas que no saben nada de mí o de mi vida, excepto el hecho de que uso una silla de ruedas. Cuando la gente que no me conoce dice que soy una inspiración, parece que me felicitan por levantarme todas las mañanas. No saben nada sobre las cosas legítimas que he logrado en mi vida que podrían calificar como logros inspiradores. Estas personas piensan que soy una inspiración porque, a pesar de mi discapacidad, todavía vivo mi vida. Muchas personas creen que alguien es excepcional si vive con una discapacidad. A mi modo de ver, todos pueden elegir levantarse y vivir la vida a pesar de los desafíos que enfrentan. Las cosas que las personas logran mientras viven sus vidas y cómo se enfrentan a sus obstáculos es lo que califica como inspiración. Si eres una persona que es consciente de algunos de mis logros genuinos en la vida, con mucho gusto aceptaré un “comentario de inspiración,” pero no es necesario señalar que soy una inspiración si te refieres a mi capacidad de vivir la vida como cualquier otra persona. Otros artículos en español: 16 Cosas Que la Gente No Se Da Cuenta Que Haces Porque Estás ‘Entumecido’ Emocionalmente La Regla de 2 Minutos Que Uso Cuando Estoy Demasiada Deprimida Para Limpiar la Cocina 31 Secretos de Personas Que Viven Con Ansiedad Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.

Maxine Share

Por Qué los Niños Autistas Verbales a Veces No Pueden Hablar

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español! Muchos niños y adolescentes autistas verbales tienen la experiencia de no poder producir palabras habladas en algunas situaciones. El autismo es un trastorno de la comunicación social en su esencia, y entender lo que eso significa para un niño verbal puede cambiar la forma en que los adultos responden a un niño que parece volverse temporalmente mudo. ¿Te suena familiar? Estás en el centro comercial con tu hijo, y un compañero de clase corre para saludar a tu hijo, “¡Hola Matthew!” dice el joven emocionado. Tu hijo, en respuesta, mira fijamente hacia adelante y no dice nada. O tal vez comienza a correr y actuar mucho más joven de lo que sus 12 años sugerirían, pero todavía no le dice una palabra a su compañero de clase. O tal vez tu hijo no pueda hablar cuando su abuela viene de visita, o en el consultorio del médico o en la escuela. No es raro que los padres escuchen de los maestros que el niño está “negándose a responder,” está siendo “grosero e ignorando a sus compañeros y maestros” cuando, de hecho, simplemente no pueden hablar. No  puede. Hay muchas razones por las que este tipo de escenarios se juegan en la vida de los que están en el espectro de autismo. Algunos de estos pueden incluir: 1. Procesamiento lento. El niño tarda varios segundos en darse cuenta de quién es el compañero de clase que ha aparecido tan inesperadamente. En el momento en que su cerebro ha procesado toda la información sensorial en el medio ambiente (la cara de la persona y sus palabras) el niño se ha ido y el padre está castigando al niño autista por ser grosero con su amigo, sólo que no estaba siendo grosero. Así es como funciona su cerebro. 2. Ansiedad. Los niños con autismo tienen muchas razones para estar ansiosos. El mundo sensorial es a menudo abrumador. La velocidad y el volumen del currículo escolar, combinado según sus demandas sensoriales y sociales, a menudo exceden su capacidad para hacer frente, pero ellos soldados y la ansiedad aumenta. Sus intentos sociales a menudo no tienen éxito, por lo que experimentan aislamiento social o rechazo. Algunos niños en el espectro desarrollan ansiedad tan severa en algunos entornos que simplemente no pueden hablar en absoluto en ciertos sitios — nunca. He conocido a varios niños que no dijeron palabras a lo largo de su infancia mientras estaban en la escuela. 3. Brechas de comunicación social. Respira profundo. Me parece tan frustrante que nuestras escuelas no entienden esta característica central del autismo. Nuestros hijos tienen que aprender paso a paso lo que los niños típicos recogen intuitivamente. El autismo es, como dije antes, una condición de comunicación social. Esto significa que nosotros, como en la sociedad y los sistemas de apoyo, debemos saber que estos niños necesitan un plan de estudios y un montón de prácticas relevantes para aprender las habilidades de comunicación social y sentirse seguros con la conversación. ¡Tiene sentido! Pero no hacemos esto por ellos. Hacemos lo contrario. A menudo hacemos daño, (“Nosotros” se refiere a los apoyos del sistema, no a los padres.) ¿Por qué daño? Bueno, el plan en este momento para abordar brechas en la comunicación social de nuestros hijos parece estar en “cachar” que son autistas — atraparlos sin saber cómo responder adecuadamente o acercarse con éxito — y luego avergonzarlos por ello. Esta puede ser la razón por la que algunos de nuestros hijos no pueden hablar en absoluto. ¿Por qué abrir la boca cuando puede recordarte, una vez más, que te has equivocado o no dicho lo adecuado? Contrariamente a las ideas erróneos populares, estos niños no son groseros. No son cognitivamente lentos o antisociales. Exijamos a los profesionales a dejar de usar estas palabras que son poco halagadoras para describir las diferencias neurológicas o la ansiedad que a menudo acompañan a un diagnóstico de autismo. Y mientras estamos en ello, podemos compartir lo que sabemos. Sabemos que la ansiedad, el procesamiento lento y las brechas de comunicación social son la razón más común por las que los niños no siempre pueden hablar o responder de manera oportuna. Otros artículos en español: Mi Hijo Con Autismo No Está ‘Ausente’ Los Hijos Con Discapacidades No Hacen a Sus Padres ‘Especiales’ Cuidar a Mi Hijo Quien Tiene una Discapacidad Sí Es Trabajo de Tiempo Completo Mi Salud Mental Como Madre de un Niño Con Discapacidades Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.

Ellen Stumbo

Comentarios Que Padres de Niños Con Discapacidades Quieren Escuchar

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español! Desafortunadamente, mucha gente tiende a “meter la pata.” Lo que fue dicho como un cumplido puede ser ofensivo — un golpe lateral. Como padres de niños con discapacidades a veces escuchamos este tipo de comentarios más a menudo de lo que nos gustaría. Tal vez sea porque la gente no sabe qué decir.Comentarios como, “Nunca podría hacer lo que haces” o “Dios sólo le da hijos ‘especiales’ a los padres ‘especiales‘” pueden ser bastante molestos de escuchar, especialmente cuando los escuchamos tan a menudo como nosotros. Si bien realmente creo que la mayoría de las personas que dicen cosas así tienen buenas intenciones, tal vez lo que sería más útil que una lista de “qué no decir” es una lista de “qué decir.”Si tienes un amigo/a quien cría a un niño con una discapacidad, aquí hay 12 comentarios que todos los padres quieren escuchar: 1. Eres una buena mamá/papá. Ya sea que un niño tenga una discapacidad o no, ser padre significa cuestionarse. Cuestionamos todo, desde los alimentos que le damos a nuestros hijos, a la edad adecuada para comenzar el entrenamiento para ir al baño (¿sabías que algunas personas lo hacen desde el nacimiento?) hasta los estilos de crianza y todo lo demás. Agrega una discapacidad y esas preguntas aumenten exponencialmente. ¿Deberíamos probar esa terapia? ¿Vamos a ver a ese doctor? ¿Debo probar este suplemento? Sin mencionar las horas y horas de investigación. Al final del día, la mayoría de los padres toman decisiones basadas en lo que creen que es mejor para su hijo y su familia. Así que cuando ves a tu amigo desconcertado por algún nuevo tratamiento, o aprendiendo lenguaje de señas para comunicarse con su hijo, un, “eres una buena mamá” realmente nos ayuda. 2. ¿Es difícil para ti? Es tentador pensar, “Nunca podría hacerlo.” Aquí hay un secreto: si crees que tu amigo está haciendo algo muy difícil, lo más probable es que se sienten como si estuvieran un poco por encima de su cabeza también. Así que en lugar de, “nunca podría hacerlo,” pregunta en su lugar sobre sus luchas, y realmente escucha. Demuestra que te importa haciendo preguntas que le hagan saber a tu amigo/a que estás ahí para ellos. 3. Dime cómo puedo ayudar. No conozco a muchos padres a los que no les vendría bien un poco de ayuda. Si tienen un hijo con una discapacidad, además de las muchas cosas que todos los padres hacen, lo más probable es que también tienen citas de terapia, citas médicas, medicamentos para administrar y para algunos, comportamientos que deben manejar a medida que aprenden a ayudar mejor a su hijo. Una oferta de ayuda es un gran regalo. Si puedes ir un paso más allá, se específico sobre cómo puedes ayudar. 4. Tu hijo es primeramente un niño. Tan a menudo el mundo señala cómo nuestros hijos son diferentes. Hazle saber a tu amigo/a que ves a su hijo como a un niño antes que nada. Después de todo, los niños con discapacidades son niños en primer lugar. 5. Manejas tan bien las crisis de tu hijo. Las crisis ocurren. Nuestros hijos no pueden controlar cuándo se sienten sobreestimulados y no pueden comunicar lo que necesitan en ese momento para ayudar a que sus sentidos se regulen. Las crisis públicas son difíciles para el niño que las experimenta y para los padres, ya que mucha gente tiende a juzgarnos y etiquetarnos como “malos padres.” Qué diferencia haría si un amigo fuera testigo de una crisis y después de que el niño esté a salvo y regulado, alguien dijera, “Que bien manejas las crisis de tu hijo.” Tu amigo puede encogerse de hombros y no sentir que lo hace bien, pero tales palabras de afirmación pueden ser lo que realmente necesitan escuchar después de una experiencia tan emocional para todos los involucrados. 6. Haces un gran trabajo decidiendo con todas las opciones que tienes. Cuando tu amigo/a comparte sobre una decisión que tomaron con respecto a su hijo, lo entiendas o no, lo más probable es que hayan pasado mucho tiempo sopesando sus opciones, los pros y los contras. Una pequeña afirmación de que hacemos un buen trabajo significa más de lo que te imaginas. Todavía no he oído a alguien que no está discapacitado decirnos que tomamos la decisión correcta cuando mi hija, que tiene parálisis cerebral, comenzó a usar su silla de ruedas por tiempo completo ahora que está en la secundaria. Ella puede caminar independientemente, por lo que para la mayoría de las personas la silla de ruedas parece un “paso atrás.” Desearía que la gente nos preguntara porque tomamos esta decisión en lugar de dar sus opiniones fuertes, porque después de un año, sabemos que fue la decisión correcta para ella. 7. Cuéntame sobre la condición de tu hijo. Si no tienes un hijo con la misma discapacidad que el hijo de tu amigo/a, lo más probable es que no sepas mucho acerca de la condición. Está bien preguntar. La mayoría de nosotros deseamos que nuestros amigos nos preguntaran sobre nuestros hijos y sus discapacidades; realmente queremos compartir contigo. Además, querer aprender más sobre nuestros hijos significa que te preocupas por ellos. Pregúntanos. 8. Eres lo suficientemente fuerte. Tan a menudo sentimos que no somos lo suficientemente fuertes. Luchamos tantas batallas y nuestros hijos a menudo se enfrentan a la discriminación. Puede ser agotador. Recuérdanos que somos fuertes y podemos hacer cosas difíciles. 9. Eres un gran defensor de tu hijo. Lo más probable es que el hijo de tu amigo tenga un plan individualizado en la escuela. De hecho, lo más probable es que en cuanto se trata de escuelas, sus experiencias no han sido muy agradables. Además de la escuela, lo más probable es que en algún momento tu amigo/a haya tenido que luchar contra el seguro médico, y ha pasado días en el teléfono, hablando con varias personas, apelando las decisiones y juntando documentación de los profesionales sobre la salud de su hijo. A veces es el estudio de baile quien no acepta a una niña porque la niña tiene una discapacidad. Es por eso que hacemos todo lo que podemos para llamar la atención sobre la discriminación. Hazle saber a tu amigo que ves sus esfuerzos. 10. No estás solo/a. Aquí hay un pequeño secreto: muchos padres de niños con discapacidades se sienten aislados y solos. Hazles saber que no están solos. Tienes su espalda. 11. Quiero celebrar los logros contigo. Para algunos de nuestros hijos, los hitos toman más tiempo. Mientras las madres celebran cuando sus hijos de 1 año comienza a caminar, para algunos de nuestros hijos ese primer paso puede llegar cuando nuestros hijos tienen 5 años, o puede que nunca llegue. Pero todos nuestros hijos alcanzan hitos, y aunque algunos pueden parecer insignificantes para la mayoría, son una gran hazaña para nosotros. Hazle saber a tu amigo que quieres saber sobre esos hitos, y también quieres celebrarlos. 12. Estás haciendo un gran trabajo. Tengo la suerte de haber oído a varias personas decirme esto, y cada vez significa mucho para mi. Incluso cuando no siento que estoy haciendo un buen trabajo, el escuchar a otra persona decirlo me da el aliento que necesito. ¿Eres padre de un niño con una discapacidad? ¿Qué más te gustaría oír de un amigo? Dinos en los comentarios. Otros artículos en español: Lo Que Es el Amor Cuando Tienes Hijos Con Discapacidades Los Hijos Con Discapacidades No Hacen a Sus Padres ‘Especiales’ Cuidar a Mi Hijo Quien Tiene una Discapacidad Sí Es Trabajo de Tiempo Completo Mi Salud Mental Como Madre de un Niño Con Discapacidades Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.

Mi Salud Mental Como Madre de un Niño Con Discapacidades

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español! Ser madres y padres es un desafío. No importa cuántas fotos felices publiquemos en línea, todos sabemos que de alguna manera, en algún lugar, cada uno de nosotros está luchando con un aspecto u otro de la crianza de nuestros niños. Puede ser una lucha temporal, pero cada persona tiene sus problemas. Es la realidad de la crianza. Criar a un niño con una discapacidad ciertamente eleva ese desafío. Las discapacidades de mi hijo me mantienen alerta todo el tiempo. No hay un momento en el que no esté pensando en él ni en algo relacionado con él. Añade todos los pensamientos típicos de la madre desconcertada que corren a través de nuestras cabezas a diario, y obtienes algo como esto: ¿Está a salvo? ¿Siente que lo han entendido? ¿Reprogramé las citas con el dentista? ¿Se está comportando en la escuela? Realmente necesito dejar de comerme mis sentimientos. ¿Estoy haciendo lo suficiente por mi hijo? ¿Saqué algo del congelador para cenar? ¿Dónde puse ese papeleo? Necesito borrar algunas de las fotos de mi teléfono. ¿Debo solicitar otra cita? ¿Qué puedo hacer para que mis otros hijos se sientan valorados e importantes? ¿Volverá a dormir en su habitación? ¿Qué día es? Realmente espero que nadie entienda esa palabrota grosera que dijo en el supermercado. A menudo, estos pensamientos son rápidos y aparecen al mismo tiempo en el lapso de un par de minutos. Puede hacer que mi cabeza gire. Pero después de 13 años, me he acostumbrado a correr a un alto nivel de estrés todo el tiempo. Normalmente estoy bien, pero de vez en cuando se hace evidente que al lidiar con todo el estrés añadido de criar a un niño con una discapacidad, que mi propia salud mental recibe una paliza. Estoy cansada, estoy frustrada con los problemas que no se resuelven lo suficientemente rápido, y me pongo en último lugar en la larga lista de cosas que necesitan mi atención. Los correos electrónicos se acumulan, el peso se gana (porque comer pastelitos es más divertido que procesar sentimientos), las amistades caen en el camino. Darse cuenta de estas consecuencias se suma al estrés que ya se ha acumulado, creando un ciclo horrible donde te sientes super abrumada. Por lo general, las madres no son excelentes para poner sus propias necesidades por delante de las de sus hijos, y en mis observaciones, eso es aún más cierto en la comunidad de padres que tienen hijos con discapacidades. Hay demasiado trabajo que hacer, así que seguimos adelante. Pero sé que necesito descansar. Sé que necesito más ayuda para conseguir ese descanso. Pero hacer el esfuerzo para hacer ese cambio es casi demasiado para agregar a mi lista, así que me opongo a ello. Con más pastelitos, por supuesto. Obviamente, esa no es la solución, ni siquiera a corto plazo. Eventualmente, necesito ir más despacio y enfrentar mis propios problemas para convertirme en la madre que la mayoría de la gente cree que soy. Necesito aprender a respirar, relajarme y terminar los libros que empiezo a leer que tengo que guardar porque algo más pide mi atención. Necesito descubrir de nuevo las actividades que disfruté antes de que tuve la increíble responsabilidad que es criar a un niño con una discapacidad. Necesito cuidarme a mí misma. Hasta entonces, voy a seguir publicando esas fotos felices en línea, no porque quiera engañar a nadie, sino porque me traen alegría en los días en que no tengo tiempo para hacer nada más por mí misma. Soy un trabajo en progreso, como lo son todos los demás. Otros artículos en español: Lo Que Es el Amor Cuando Tienes Hijos Con Discapacidades Los Hijos Con Discapacidades No Hacen a Sus Padres ‘Especiales’ Cuidar a Mi Hijo Quien Tiene una Discapacidad Sí Es Trabajo de Tiempo Completo Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.

Adam Morris

Los Hijos Con Discapacidades No Hacen a Sus Padres 'Especiales'

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español! “Dios le da ‘hijos especiales’ a los ‘padres especiales.’” Probablemente has escuchado este dicho. Incluso, puede ser que tu mismo lo hayas dicho. Es un dicho que es bastante común. No sé si alguna vez lo he verbalizado, pero supuse que era cierto, alguna vez. Sin embargo, ahora veo que simplemente no es cierto. Entiendo que las personas tienen buenas intenciones cuando lo dicen. He hecho todo lo posible para ser amable y agradecido con quienes me lo han dicho desde el nacimiento de mi hijo, quien tiene síndrome de Down. Entiendo que la gente lo dice como cumplido de algún tipo. La gente trata de ser alentadora. Pero no creo que sea particularmente útil para nadie. Mi esposa y yo somos los primeros en admitir que no somos parte de una marca excepcional de la humanidad. A veces nos estresamos por cuidar a nuestro pequeño. Nos cansamos. Nos volvemos impacientes. Les puedo asegurar que somos como cualquier otro padre. Claro, a veces se usa el término “necesidades especiales” porque algunas necesidades no son las mismas que las necesidades de los niños típicos. Nuestro hijo actualmente ve a cuatro terapeutas diferentes cada semana. Tiene 16 meses y la semana pasada se sentó sin ayuda por primera vez (y celebramos ese logro a lo grande). Ese hito se produjo después de muchos meses de trabajar con un terapeuta. Todavía está aprendiendo a comer sin ayuda. Todavía no gatea. Mentiría si dijera que todo esto no es abrumador a veces. Y supongo que algunas personas que nos observan ven cuánto amamos a nuestro hijo y cuánto buscamos la mejor atención para él. Pueden darse cuenta de cuánto tiempo y esfuerzo invertimos para verlo triunfar. Sus observaciones pueden llevarlos a vernos como verdaderamente “especiales.” El problema es que si eliminas la ecuación de que nuestro hijo tiene síndrome de Down y miras a los padres de un bebé típico, esperarías ver a personas que aman a su hijo, que buscan el mejor cuidado de ese niño y que ponen tiempo y esfuerzo para ver que ese niño tenga éxito. Y si los padres de ese niño típico no exhiben esas características, pueden verlos como padres malos y egoístas. Entonces, ¿qué nos hace tan “especiales”? Simplemente estamos haciendo lo que todos los padres hacen naturalmente. Cuando conoces a tu hijo, te enamoras. Y es el tipo de amor incondicional. Cuando amas a tu hijo, haces lo que debes para cuidarlo. Algunas cosas son más fáciles que otras, pero lo aguantas porque es tu hijo por quien estás haciendo esas cosas. No te hace “especial,” te hace padre o madre. Es un trabajo que cualquiera puede hacer independientemente de cómo sea la vida con nuestros pequeños. Los niños con discapacidades son como los niños sin discapacidades; pequeños humanos que serán naturalmente amados por sus padres. Y cuando esos padres los aman, dan un paso al frente para hacer las cosas que el pequeño tendrá que lograr. Cualquiera puede ser padre de un niño con discapacidades. Solo necesitan tener amor en sus corazones. Veo este cliché como peligroso porque lleva a personas no tan “especiales” a pensar que son inadecuadas para cuidar a sus pequeños “especiales.” Créeme, puedes hacerlo. Si acabas de descubrir que tu bebé tendrá una discapacidad, no asumas que no puedes cuidarlos.No te asustes. No pienses ni por un minuto que podrás ser su padre. Te puedo asegurar que amarás a ese niño más de lo que jamás imaginaste. Nadie está mejor equipado para cuidar a ese bebé que tú, porque nadie amará a ese bebé tanto como tú. Dios no da hijos “especiales” a los padres “especiales.” Creo que Él les da a los niños (independientemente de sus necesidades) a personas imperfectas y mal equipadas que lentamente aprenden cómo aplicar su amor a la crianza de los hijos. Así que por favor no me llames “especial,” porque yo tampoco te llamo así. Ninguno de los dos lo somos. Somos padres. Un trabajo “especial” de seguro. Pero un trabajo para la gente común, no excepcional. Otros artículos en español: Lo Que Es el Amor Cuando Tienes Hijos Con Discapacidades 20 Mujeres Con Síndrome de Down a Quienes Debes Conocer Cuidar a Mi Hijo Quien Tiene una Discapacidad Sí Es Trabajo de Tiempo Completo Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.

Dr. Liz Matheis

Ansiedad Cuando Tienes Hijos Con Discapacidades

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español! Como he dicho muchas veces, tener hijos es un trabajo difícil. Es el trabajo más exigente, implacable e ingrato que he tenido. Como madre de tres niños muy diferentes, necesito criar a cada uno de manera diferente debido a su edad, sus necesidades y su personalidad. Soy una persona ansiosa. No vine al mundo como una persona ansiosa, pero esta vida me ha convertido en una. Solía ​​ser una niña despreocupado, feliz, sin preocupaciones del día a día. Tenía fe en que todo estaría bien. Y la vida pasó. A mi padre le diagnosticaron cáncer cuando yo tenía 11 años. Luego con cáncer nuevamente cuando tenía 14 años. Finalmente, falleció cuando yo tenía 20 años. Mi vida se derrumbó y nunca volvió a ser la misma. La ansiedad se instaló y nunca me dejó. Después tuve a mi segunda hija. Una niña fuerte, terca, ruidosa y persistente. Ella necesita mucho y no tiene problemas de decirme lo mala que estoy para satisfacer sus necesidades. Sip. Buenos dias, amor. Ansiedad Ansiedad — es lo que siento cada día. Cuando no puedo evitar que el ciclo gire, me atoro mental y emocionalmente. El miedo y angustia por las cosas que van a suceder, las cosas que pueden suceder y las cosas que no han sucedido. También es el temor de que cuando las cosas van bien, no se mantengan así. Como padres, nos preocupamos. Nos preocupamos mucho. Nos preocupamos por el pasado, el futuro y el presente. Nos preocupamos todos los días. Nos preocupamos por las pequeñas cosas y las grandes cosas. Nos preocupa que no estemos haciendo lo suficiente, o que estemos haciendo demasiado, o que estemos esforzándonos demasiado, o que no lo estemos haciendo lo suficiente — todo en el mismo día o incluso en el mismo momento. Nos preocupa haber ofendido a alguien con nuestra pasión por darles a nuestros hijos las terapias, el apoyo y los servicios que necesitan en la escuela y en la comunidad. Nos preocupa decir sí o decir no. Nos preocupa no haber investigado lo suficiente o tal vez hemos investigado demasiado y ahora nuestro cerebro nos duele. El ciclo es interminable y no me gusta. ¿Cómo se ve la ansiedad? La ansiedad no tiene un aspecto. No puedes verlo, pero para la persona que está ansiosa (como yo), es como si tu mente se desacelerará y se acelerara al mismo tiempo. Es como si tus pensamientos estuvieran corriendo y congelados. Es como si tu cuerpo se moviera rápidamente pero no se ha ido a ninguna parte. El ácido de tu estómago se agita, la respiración es superficial, sudas, te aturdes, cierras los puños y rechinas los dientes. No puedes pensar pero procesas todo al mismo tiempo. Es querer esconderte pero no querer que nadie sepa que algo está mal. Y todos podemos relacionarnos con la rutina, antes de irte a dormir, que se convierte en, “No hice eso correctamente hoy. No dije eso bien. Debería haber dicho esto en su lugar. Debería haber hecho esto hoy. No hice lo suficiente. No soy una persona lo suficientemente buena.” Poca habilidad de creer en otros. La ansiedad puede significar que no crees que las cosas van a salir bien porque has tenido suficientes experiencias donde no lo han hecho. A veces es el no creer que otra persona pueda ayudarte o que puedas encontrar consuelo y protección en otra persona. Poca habilidad para creer en ti mismo. La ansiedad también puede ser el mensaje residual de que “no puedes” a pesar de que puedes y lo has hecho. Es ese mensaje que automáticamente es negativo, intimidante y menospreciador. Esa voz interna que dice, “¡Eso es demasiado! No puedes hacer eso. No puedes decir eso. No puedes, no puedes, no puedes.” Sé amable contigo mismo. La vida es difícil con todas las listas de“ deberes” y cosas que hacer debido a un montón de reglas autoimpuestas. Y como madre (o padre) de un niño/a con discapacidades, puedes sentir la necesidad de seguir ciertas tradiciones que realmente están causando más estrés y angustia para todos en tu familia. Está bien el dejar ir algo. Se amable contigo misma. Olvídate de algunos de esos elementos de la lista que no son necesarios. Déjalos ir. Date tiempo y espacio para recuperarte física y emocionalmente. Crea nuevas tradiciones que funcionen para ti y tu familia. Está bien si haces las cosas un poco diferente a los demás. Como madre (o padre) de un niño con discapacidades, cada día puede venir con un plan, pero a veces, está bien abandonar ese plan y simplemente implementarlo. Otros artículos en español: Lo Que Es el Amor Cuando Tienes Hijos Con Discapacidades Por Favor, Dejen de Castigar a los Niños Por Sus Discapacidades Invisibles Cuidar a Mi Hijo Quien Tiene una Discapacidad Sí Es Trabajo de Tiempo Completo Cuando la Ansiedad Se Manifiesta Como Ira y No Miedo Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.

Ellen Stumbo

Cómo Compartir Tu Historia en The Mighty

Bienvenidos a la comunidad de The Mighty! Estamos muy contentos que quieras compartir tu historia con nosotros. Las historias de nuestros colaboradores son ensayos seleccionados y publicados por los editores de The Mighty. Todas nuestras historias pasan por un proceso editorial, y puede llevarnos unos días el revisar tu historia. Si tu historia es seleccionada, será editada para mayor claridad y para seguir nuestras guías editoriales. Actualmente no ofrecemos compensación por historias publicadas. A veces puede tomarnos hasta un mes para publicar tu historia, así que agradecemos tu paciencia. Estamos trabajando continuamente para acelerar nuestro proceso de publicación, y recibirás un correo electrónico cuando tu historia esté lista. También recibirás un correo electrónico si compartimos tu historia en una de nuestras páginas de Facebook. Si has contribuido en el pasado, haz clic aquí para ir a tu portal . Si envías una historia por primera vez, regístrate para enviar tu historia aquí . Pero primero, consulta nuestras guías editoriales. Si tu historia se publica en nuestro sitio, es posible que se vuelva a publicar con tu nombre en MSN o Yahoo. Una vez que se vuelve a publicar en un sitio asociado, los estándares de moderación de The Mighty no se aplican y la pieza no se puede eliminar del sitio asociado. Aunque puedes leer y comentar en la aplicación iOS de The Mighty, no puedes enviar una historia a través de nuestra aplicación en este momento. ¿Aún tienes preguntas? Mandanos un mensaje a contributors@themighty.com. ¡Gracias de nuevo por elegir el compartir tu historia con nosotros! Guías Editoriales The Mighty tiene como objetivo el compartir historias honestas de una manera responsable y respetuosa. Estas guías existen para que eso sea posible. Pautas generales a considerar antes de enviar tu historia: Piensa en la privacidad de tus seres queridos, amigos y extraños mencionados en tu historia. Se respetuoso/a cuando compartas detalles de la vida de otros. Cuenta tu historia desde tu propia perspectiva. Trata de no hacer suposiciones sobre cómo se sienten o piensan los demás en tu historia (incluyendo tus hijos) al menos que te lo hayan dicho. Evita sugerir que las circunstancias de otra persona son mejores o peores que las tuyas. Usa lenguaje respetuoso. Si tu publicación es crítica — lo que puede ser — también debe ser constructiva. Si mencionas un estudio o estadística, proporciona un enlace web. Piensa en esta pregunta, “¿Cuál es el propósito de mi publicación?” Esto puede tener múltiples respuestas: compartir algo que has aprendido, dejar que otros sepan que no están solos, etc. Sensibilidades a tener en cuenta: No tenemos problema con historias que exploran temas “oscuros,” pero debemos asegurarnos que cada historia sea segura para los miembros de nuestra comunidad, que a menudo acuden a nosotros en momentos de necesidad. Por favor, adhiérete a las siguientes sensibilidades. Si estos detalles están en tu pieza, se eliminarán en el proceso de edición. Métodos de suicidio: está bien hablar sobre suicidio, pero omite detalles sobre métodos específicos de suicidio. Si tiene que usar un método como parte de la narración, se lo más vago posible. Descripciones de autolesión: Del mismo modo, está bien hablar de autolesión, pero dejar de lado las descripciones detalladas de los métodos y las imágenes. Detalles inapropiados sobre tus hijos: Si eres padre o madre, escribe sobre tu experiencia sin revelar detalles íntimos, gráficos o potencialmente penosos sobre tus hijos. Peso en historias sobre trastornos alimentarios: el peso es relativo para todos, y no es productivo, y algunas veces peligroso, compartir el peso “más bajo” o “más alto” mientras otras personas luchan con un trastorno alimentario. Calorías y dietas específicas en historias sobre trastornos alimentarios: no incluyas cuántas calorías consumiste ni detalles sobre qué estabas comiendo exactamente. Palabras que históricamente han degradado a las personas con discapacidad intelectual: Esto incluye “idiota,” “estúpido” y “retrasado.” (A menos que estés escribiendo un artículo sobre cómo no debemos usar estas palabras). Palabras que históricamente han degradado a las personas con enfermedades mentales: Esto incluye: “loco,” “psicópata,” “lunático” (a menos que estés escribiendo un artículo sobre estas palabras, o las haya reclamado de manera significativa). Lenguaje obsoleto sobre discapacidad: Esto incluye, “es un retrasado.” Como recordatorio, editamos las historias y sus títulos por longitud, claridad y nuestras propias guías editoriales. Esto significa que tu título o algunas líneas pueden ser editadas. Si creemos que hemos realizado cambios lo suficientemente significativos o hemos alterado el tono original, primero te preguntaremos si estás de acuerdo con los cambios, ya que no queremos que sientas que hemos cambiado tu voz o tu mensaje.

Jody Betty

Si Ya No Quieres Vivir Más o Quieres Morir, Lee Esto

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español! La tasa de suicidio está aumentando en todo el mundo en todas las categorías de edad. Afecta a todas las etnicidades, culturas y religiones. El suicidio no discrimina. Es el último recurso, un intento desesperado de calmar el dolor interminable e implacable que monopoliza tu mente. Se ha convertido en la única forma de deshacerse del peso que te ha llevado a este nivel de desesperación. Así es como me he sentido las innumerables veces que he caído y sigo cayendo en la oscuridad. Y como me puedo empatizar, toma un minuto para leer esta carta. Estimado lector: Si estás leyendo esto, hay una pequeña parte de ti que quiere vivir. Estoy muy orgullosa de ti por pedir ayuda, aunque lo hayas hecho sin palabras. Me has dado unos minutos de tu tiempo, y te lo agradezco mucho. Quiero que vivas. Quiero que quieras vivir. No te voy a mentir y decirte que todo va a mejorar con el tiempo, porque puede que no ocurra. Puede que las cosas no salgan como tu quieras, pero nunca sabrás si no te quedas a averiguarlo. En lugar de eso te voy a asegurar que estoy aquí contigo. Enfrentaremos un minuto a la vez. Te quiero recordar que aunque no sepa lo qué el mañana traerá, estaré a tu lado para averiguarlo. Tu eres muy importante. No te haré sentir egoísta al decirte que tienes que quedarte por tu familia o amigos, porque sé que sientes que dejarlos no solo terminará con tu carga, sino también con la de ellos. Te diré que alguien te quiere a pesar de cómo te sientas por dentro. Te recordaré que no eres y nunca serás una carga. Puede que no lo veas o escuches, pero alguien valora tu vida; yo valoro tu vida. No te conozco, pero me importas porque puedo sentir tu dolor. Eres increíblemente fuerte. Jamás te diré que estás exagerando y que no quieres morir. En vez de eso, estaré aquí para escucharte y respetar tus sentimientos porque son tan importantes como tú. Estoy tan orgullosa de ti por quedarte aquí conmigo hasta ahora. Jamás te diré que las cosas podrían ser peor, o que otras personas tienen vidas más difíciles que la tuya y no quieren morir. Reconoceré tu desesperación y falta de esperanza. Nunca compararé tu dolor con el de otro. Sería como observar dos heridas de bala, una en el pecho y otra en la pierna. Sí, es peor recibir un disparo en el pecho, pero no quita el dolor de recibir un disparo en la pierna. Eres una persona hermosa. No usaré la vieja expresión “el suicidio es una solución permanente a un problema temporal.” Diré que tus problemas tal vez no son temporales, pero me voy a quedar contigo y te ayudaré a encontrar una estrategia de afrontamiento que funcione para tí. Te diré que el suicidio simplemente no es una solución. No te molestare aconsejandote terapia o medicación, ya que eso no te ayudará en este momento. Ofreceré algunas de las palabras más importantes de todas: ¿Cómo puedo ayudar? Te daré una línea de llamada de crisis (1-888-628-9454 si vives en E.E.U.U., o encuentra más información aquí). Eres una persona luchadora. Has superado 100 por ciento los traumas y situaciones que has enfrentado. A pesar de las rocas que la vida te ha lanzado, has sobrevivido con cicatrices y fortaleza. Has demostrado que los que pensaron que no lo lograrías estaban equivocados, aquellos que dejaron de creer en ti mucho antes que tu te rindieras. Eres increíble. Tienes un propósito en esta vida, asi te des cuenta en este momento o no. Tu libro tiene muchos capítulos por ser escritos. Se te necesita, tu voz y tu historia son esenciales para alguien, ya sea un extraño o un amigo. Eres tu propio héroe. Has hecho lo que pensabas que no podías hacer. Has mirado a la muerte de frente y te has marchado habiendo ganado otra batalla en tu guerra. Si aún estás leyendo esto, estoy increíblemente orgullosa de ti por dejar lo que estabas haciendo y por darme un momento de tu tiempo. El leer esto es solo el comienzo… has extendido la mano, solo tienes que aflojar tu puño. Te ruego que continúes esta conversación, ya sea a través de una línea de ayuda de crisis, un amigo o miembro de tu familia, o incluso conmigo. Has dado el primer paso; vamos a llegar al segundo juntos. Tu eres querido. Otros artículos en español: 16 Cosas Que la Gente No Se Da Cuenta Que Haces Porque Estás ‘Entumecido’ Emocionalmente La Regla de 2 Minutos Que Uso Cuando Estoy Demasiada Deprimida Para Limpiar la Cocina 31 Secretos de Personas Que Viven Con Ansiedad Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.