themighty logo

14 Frases Que los Niños Dijeron Que Eran Palabras en Código Para 'Estoy Ansioso'

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español!

Cuando eres niño, puede ser difícil expresar como uno se siente. De niños, tal vez pensábamos que lo que estábamos experimentando era “normal,” por lo que nunca se nos ocurrió pedir ayuda. O tal vez como no entendíamos bien lo que estaba pasando, hicimos lo mejor que pudimos para comunicar nuestras emociones de forma no tan obvia.

A menudo no nos damos cuenta de que hemos estado lidiando con la ansiedad hasta que somos mayores — y que las personas, incluidos nosotros mismos, no sabíamos cuáles eran las “señales” que mostrabamos de niños. Es por eso que le pedimos a nuestra comunidad de salud mental Mighty que compartieran con nosotros cosas que dijeron cuando eran niños que significaban, “estoy ansioso.”

Esto es lo que nos dijeron:

1. “¿Qué pasa conmigo?”

“No sabía que tenía ansiedad y mis padres tampoco. Ellos pensaban que estaba siendo dramática cuando lloraba y les decía: ‘¿Qué pasa conmigo?’ De niña, siempre hablaba mucho, osea que mi silencio era una señal de que la ansiedad me estaba afectando mucho.” — Kylie L.

2. “Estoy cansada.”

“Cuando era niña, experimenté trastornos del sueño durante mucho tiempo. Por la noche, ensayaba mentalmente todo el proceso de ir a la escuela, pasar el día, tratar de no ser intimidada y volver a casa. En el cuarto grado comencé a ver al trabajador social de la escuela para hacer planes para calmarme y mantener bajo control los pensamientos de ansiedad, para que dormir fuera una cosa menos de qué preocuparme.” — Julie A.

3. “Me duele la cabeza.”

“Usé la excusa de sentirme mal muchas veces para evitar ir a la escuela. No me di cuenta de que tenía ansiedad entonces, pero ahora que lo pienso, todo tiene sentido. No estaba siendo ‘floja’ en esa temporada.” — Ada T.

“Era más fácil explicar que me estaba afectando algo físico en lugar de algo invisible.” — Joanna L.

4. “Lo siento.”

“Me disculpaba todo el tiempo aunque no era necesario, o simplemente no interactuaba con la gente. Todavía tengo problemas diciendo ‘lo siento’ sin razón, y aun soy muy callada en situaciones difíciles.” — Teresa R.

5. “¿Podemos quedarnos en casa?”

“Odiaba ir a otros lugares porque el ruido me molestaba. Ahora que soy adulta, trato de equilibrar las cosas, pero sigue siendo un desafío.” — Elyse B.

6. “Lo puedes hacer tú?”

“Me costaba tanto ordenar comida que le pedía a quien estuviera conmigo que ordenaran por mí.” — Becky B.

7. “¿Ya es hora de irse?”

“Siempre dije esto porque grupos de más de dos personas provocaban mi ansiedad. No podía esperar a que los eventos o actividades se acabaran.” — Shannon C.

8. “No me dejes.”

“Me ponía muy ansiosa la idea de ser abandonada cuando era niña. Creía que la gente me dejaría si no fuera lo suficientemente buena, y que sería mi culpa.” — Jennifer P.

“Cada vez que mis padres querían salir, les rogaba que no se fueran porque estaba demasiado ansiosa. O si no me recogían a la hora exacta, los llamaba constantemente hasta que respondieran.” — Riley S.

9. “Quiero volver a la casa.”

“Solía decirle esto a mi papá cada vez que me llevaba a la casa de mi mamá y eso lo confundía mucho.” — Megan G.

10. “¿Puedes encender la luz del pasillo durante la noche?”

“Por varios años tenía miedo de que alguien entrara en mi habitación y me secuestrara. La luz no ayudó. Me acostaba en la cama dos horas esperando, sin dormir. Todavía no duermo bien.” — Laura R.

11. “No me obliges.”

“Les decía eso a mis padres cuando no quería ir a la escuela en la mañana.” — Josephine C.

12. “Mi cuerpo se siente incómodo.”

“Solía decir: ‘¡Mi cuerpo se siente incómodo, mi cuerpo se siente incómodo!’ No sabía lo que era entonces. Años después, finalmente lo entiendo!” — Barb S.

13. “No me siento bien.”

“O más específicamente, ‘me duele el estómago.’ Ahora, mi estómago y mis sentimientos aún están muy conectados.” — Carrie M.

“Me duele el estómago. Recuerdo que me mandaron a la casa varias veces porque estaba enferma y nadie sabía lo que me pasaba. Poco después de llegar a la casa mis dolores estomacales pasaban y me sentía bien. Por supuesto que no podía haber sabido por mi cuenta que tenia ansiedad.” — Rebecca R.

14. “¡No quiero!”

“Mi hijo de 10 años tiene ansiedad y rara vez está dispuesto a hacer algo nuevo. Se enterca y piensa en cada excusa posible para no asistir a un nuevo evento, actividad, lugar de vacaciones, etc.” — Reba S.

¿Te identificas con ellos?

Otros artículos en español:

Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.

Imágen Getty por Aleksej Sarifulin