themighty logo

Los Hijos Con Discapacidades No Hacen a Sus Padres 'Especiales'

Nota del editor: ¡Gracias por leer The Mighty! Por ahora, como te darás cuenta, la mayoría de nuestro contenido está en inglés. Estamos empezando a cambiar esto porque, aunque estamos ubicados en los Estados Unidos, nuestra comunidad es global. De cualquier manera, ahora mismo puedes publicar en nuestro sitio o hacer preguntas en español — o en cualquier idioma que desees — para conectarte con otras personas en nuestra comunidad. Y no olvides seguir nuestra página en español!

“Dios le da ‘hijos especiales’ a los ‘padres especiales.’” Probablemente has escuchado este dicho. Incluso, puede ser que tu mismo lo hayas dicho. Es un dicho que es bastante común. No sé si alguna vez lo he verbalizado, pero supuse que era cierto, alguna vez. Sin embargo, ahora veo que simplemente no es cierto.

Entiendo que las personas tienen buenas intenciones cuando lo dicen. He hecho todo lo posible para ser amable y agradecido con quienes me lo han dicho desde el nacimiento de mi hijo, quien tiene síndrome de Down. Entiendo que la gente lo dice como cumplido de algún tipo. La gente trata de ser alentadora. Pero no creo que sea particularmente útil para nadie.

Mi esposa y yo somos los primeros en admitir que no somos parte de una marca excepcional de la humanidad. A veces nos estresamos por cuidar a nuestro pequeño. Nos cansamos. Nos volvemos impacientes. Les puedo asegurar que somos como cualquier otro padre.

Claro, a veces se usa el término “necesidades especiales” porque algunas necesidades no son las mismas que las necesidades de los niños típicos. Nuestro hijo actualmente ve a cuatro terapeutas diferentes cada semana. Tiene 16 meses y la semana pasada se sentó sin ayuda por primera vez (y celebramos ese logro a lo grande). Ese hito se produjo después de muchos meses de trabajar con un terapeuta. Todavía está aprendiendo a comer sin ayuda. Todavía no gatea. Mentiría si dijera que todo esto no es abrumador a veces.

Y supongo que algunas personas que nos observan ven cuánto amamos a nuestro hijo y cuánto buscamos la mejor atención para él. Pueden darse cuenta de cuánto tiempo y esfuerzo invertimos para verlo triunfar. Sus observaciones pueden llevarlos a vernos como verdaderamente “especiales.” El problema es que si eliminas la ecuación de que nuestro hijo tiene síndrome de Down y miras a los padres de un bebé típico, esperarías ver a personas que aman a su hijo, que buscan el mejor cuidado de ese niño y que ponen tiempo y esfuerzo para ver que ese niño tenga éxito. Y si los padres de ese niño típico no exhiben esas características, pueden verlos como padres malos y egoístas.

Entonces, ¿qué nos hace tan “especiales”?

Simplemente estamos haciendo lo que todos los padres hacen naturalmente. Cuando conoces a tu hijo, te enamoras. Y es el tipo de amor incondicional. Cuando amas a tu hijo, haces lo que debes para cuidarlo. Algunas cosas son más fáciles que otras, pero lo aguantas porque es tu hijo por quien estás haciendo esas cosas. No te hace “especial,” te hace padre o madre. Es un trabajo que cualquiera puede hacer independientemente de cómo sea la vida con nuestros pequeños. Los niños con discapacidades son como los niños sin discapacidades; pequeños humanos que serán naturalmente amados por sus padres. Y cuando esos padres los aman, dan un paso al frente para hacer las cosas que el pequeño tendrá que lograr.

Cualquiera puede ser padre de un niño con discapacidades. Solo necesitan tener amor en sus corazones.

Veo este cliché como peligroso porque lleva a personas no tan “especiales” a pensar que son inadecuadas para cuidar a sus pequeños “especiales.” Créeme, puedes hacerlo.

Si acabas de descubrir que tu bebé tendrá una discapacidad, no asumas que no puedes cuidarlos.
No te asustes. No pienses ni por un minuto que podrás ser su padre. Te puedo asegurar que amarás a ese niño más de lo que jamás imaginaste. Nadie está mejor equipado para cuidar a ese bebé que tú, porque nadie amará a ese bebé tanto como tú.

Dios no da hijos “especiales” a los padres “especiales.” Creo que Él les da a los niños (independientemente de sus necesidades) a personas imperfectas y mal equipadas que lentamente aprenden cómo aplicar su amor a la crianza de los hijos.

Así que por favor no me llames “especial,” porque yo tampoco te llamo así. Ninguno de los dos lo somos.

Somos padres. Un trabajo “especial” de seguro. Pero un trabajo para la gente común, no excepcional.

Otros artículos en español:

Sigue nuestra página en español para estar al corriente con todo nuestro contenido en español.